Dra. Vivian León By Dra. Vivian León • December 19, 2016

ALTERACIONES ENDOCRINAS EN GATOS

Una enfermedad endocrina es aquella que afecta el sistema de secreción, producción o recepción de hormonas. Las hormonas cumplen varias funciones en el organismo que influyen en el crecimiento, desarrollo sexual, metabolismo y hasta estado de ánimo. Te presentamos aquí las enfermedades más comunes que pueden afectar a caninos y felinos en cuanto al desenvolvimiento del sistema endocrino.

HIPERTIROIDISMO FELINOtiroides.jpg
Este es el trastorno endocrino más común en el paciente felino (pacientes adultos-geriátricos), el cual afecta la glándula tiroides generando una concentración elevada de T4 a nivel del suero sanuíneo. Causas: el exceso de yodo en la dieta se ha clasificado como uno de los factores más predisponentes en la enfermedad. Es extraño que la enfermedad afecte a pacientes menores de 8 – 10 años de edad, en estos casos se asocia con adenoma benigno o hiperplasia adenomatosa presente en uno o ambos lóbulos de la glándula tiroidea.

Signos clínicos:

  • Pérdida de peso y aumento de la actividad física.
  • Poliuria (aumento en excreción de orina), polidipsia (aumento del consumo de agua) y polifagia (aumento del apetito).
  • Vómitos o diarrea.
  • Aumento en la vocalización (maullido excesivo).
  • Problemas cardíacos.

Diagnóstico: además de la historia clínica detallada es necesario realizar exámenes de laboratorio tales como la medición de T4 total, T3 y TSH en sangre.

Tratamiento: se maneja como corrección para la enfermedad el procedimiento quirúrgico (extracción de la glándula tiroidea) o la terapia radioactiva con YODO. El tratamiento del hipertiroidismo tiene el potencial de revelar la enfermedad renal crónica preexistente y crear hipotiroidismo iatrogénico (causado de forma involuntaria).

HIPOTIROIDISMO FELINO (iatrogénico o congénito)

Esta patología es poco frecuente en el paciente felino. Se puede presentar de forma iatrogénica (posterior a tratamientos frente al hipertiroidismo felino) y la congénita (la cual se da de forma espontánea en pacientes felinos adultos). Ocurre debido a la disminución de las concentraciones de T4 a nivel sérico, la cual conduce a un aumento de la secreción de TSH, que, consecuentemente, puede inducir a una hiperplasia en la glándula tiroidea.

Signos clínicos:hipotiroidismo.png

  • Alteraciones en el crecimiento (enanismo, cabeza gigante, patas cortas).
  • Letargia (perezoso, somnoliento)
  • Retraso mental (en algunos casos)
  • Bradicardia (frecuencia cardiaca disminuida) e hipotermia (temperatura baja).
  • Midriasis sostenida (dilatación de la pupila permanente).hipotiro.png
  • Alopecia (perdida de pelo).
  • Piel gruesa, pálida y pelaje seco.
  • Articulaciones crepitantes.

Diagnóstico: además de la historia clínica detallada es necesario realizar exámenes de laboratorio tales como la medición de T4 total, T4 libre y TSH en sangre. En caso de evidenciar problemas a nivel musculo esquelético será necesario realizar radiografías, medición de encimas hepáticas y renales.

Tratamiento: la importancia del tratamiento base es no incurrir en un hipertiroidismo, se hace manejo con levotiroxina (la dosis se maneja de acuerdo a la alteración en el paciente).

DIABETES MELLITUS

La diabetes mellitus es una enfermedad frecuente en el gato, su incidencia ha aumentado debido al incremento de los factores de riesgo: el sedentarismo, la edad avanzada y la obesidad. Hay varios aspectos que los diferencian respecto al perro: el gato puede presentar hiperglucemia por causa del estrés; además la mayoría de gatos recién diagnosticados con diabetes la enfermedad puede ser reversible si se trata correctamente y a tiempo. Según la causa de la enfermedad y el grado de funcionalidad a nivel pancreático, los gatos pueden presentar 3 tipos de diabetes:

  • DM Tipo 1: es poco frecuente, en esta se supone una deficiencia absoluta de insulina debido a un daño irreversible en las células pancreáticas.
  • DM Tipo 2: es la más frecuente, y se caracteriza por la resistencia a la acción de la insulina en los tejidos, lo que provoca un incremento en la secreción de la misma.
  • Diabetes secundaria: se desarrolla diabetes secundaria a una pancreatitis, exceso de corticoides y exceso de hormona de crecimiento y progestágenos.

Signos clínicos:

  • Poliuria (aumento en excreción de orina) y polidipsia (aumento del consumo de agua).
  • Pérdida de peso (a pesar de tener apetito normal), disminución en la masa corporal.
  • Debilidad, vómitos, diarrea.
  • Alteraciones en la marcha.

Diagnóstico: además del examen clínico completo es necesario realizar pruebas de laboratorio tales como medición de glucosa, enzimas hepáticas y renales, enzimas pancreáticas, análisis de orina y fructosamina. En algunos casos es necesario realizar ecografía abdominal en caso de sospechar de pancreatitis.

Tratamiento:

Los objetivos del tratamiento son:

  • La desaparición de los síntomas.
  • Evitar las complicaciones de la enfermedad.
  • Controlar los factores de riesgo (obesidad, infecciones crónicas), que producen a su vez resistencia a la insulina.
  • Evitar la aparición de hipoglucemia.

El ejercicio y la alimentación son claves para controlar la enfermedad, es necesario manejar una dieta rica en fibra y baja en grasa, ya que reducen la absorción de glucosa, ayudan a perder peso y generan saciedad.

  • Insulina: la administración de esta depende el tipo de diabetes que se halla diagnosticado, existen varios tipos de insulina en el mercado, de acción corta, mediana y larga; la administración de esta depende del médico veterinario en conjunto con el diagnóstico dado al paciente.

 

 

BIBLIOGRAFIA

  1. Cota Guajardo S. Enfermedades endocrinas de perros y gatos. Diplomado de medicina y cirugía en perros y gatos. Facultad de MVZ – UAS (2007)
  2. Marca M.C., Loste A., Sanz M.C., Saenz T., Verde M.T., Ramos J.J. Hipotiroidismo canino: revisión y actualización de su diagnóstico. Departamento de patología animal. Facultad de veterinaria. Zaragoza.
  3. Trápala A. Hipotiroidismo canino. Virbac al día. Diplomado en dermatología canina. Monterrey N. L México.
  4. Cervantes S. Hipertiroidismo felino. Formación AVEPA Menorca (2015)
  5. Villegas P., Riquelme C., Reyes C., Caso clínico: Hipotiroidismo congénito en el gato. Revista Hospitales Veterinarios Digital (2015)
  6. Gines C., Font A. Hipotiroidismo congénito en un gato. Endocrinología (2006)
  7. Hardy R. Diabetes mellitus en el perro y el gato. Departamento de ciencias clínicas de pequeños animales. Universidad de Minnesota.
  8. Dolores P. A. DMV, PhD. Actualización en el diagnóstico y tratamiento de la diabetes felina. Facultad de veterinaria Universidad Complutense, Madrid. Argos Portal Veterinario. 2014
  9. Naranjo P., Morales M., Merlian C. Su perro sufre diabetes mellitus. Argos Portal Veterinario. 2014