Dra. Vivian León By Dra. Vivian León • December 19, 2016

ALTERACIONES ENDOCRINAS EN PERROS

Una enfermedad endocrina es aquella que afecta el sistema de secreción, producción o recepción de hormonas. Las hormonas cumplen varias funciones en el organismo que influyen en el crecimiento, desarrollo sexual, metabolismo y hasta estado de ánimo. Te presentamos aquí las enfermedades más comunes que pueden afectar a caninos y felinos en cuanto al desenvolvimiento del sistema endocrino.

 

HIPOTIROIDISMO

tiroides-1.jpgSe debe a una disminución en la secreción de la hormona tiroidea, esta es la enfermedad endocrina más común en perros. Los signos clínicos característicos son:

  • Letargia (perezoso, somnoliento)
  • Aumento de peso de forma gradual
  • Hipotermia (temperatura corporal disminuida)
  • Intolerancia al ejercicio
  • Expresión trágica (carita triste)

Signos clínicos cutáneos:

  • Alopecia (perdida de pelo)
  • Hiperpigmentación y piel engrosada
  • Crecimiento retardado del pelo
  • Otitis recurrentes (infección en oídos)

Se debe tener en cuenta que esta enfermedad no ocasiona prurito (piquiña o rascado excesivo).

Diagnóstico: es necesario realizar pruebas de laboratorio tales como concentraciones basales de hormonas tiroideas: TSH, T4 TOTAL Y LIBRE o en casos extremos realizar una biopsia en la glándula tiroidea. Este tipo de diagnóstico debe ser recomendado por el médico veterinario.

Tratamiento: una vez realizado el diagnostico se debe suplir la necesidad de la hormona tiroidea, en este caso se maneja levotiroxina vía oral a la dosis recomendada por el médico veterinario. Ya en problemas secundarios se requiere un tratamiento más específico, dependiendo cada caso.

HIPERADRENOCORTICISMO (SINDROME CUSHING)

cushin.jpgEsta enfermedad es frecuente en pacientes caninos geriátricos, se caracteriza por un aumento en los niveles de cortisol de forma persistente. La causa más frecuente es una secreción excesiva de ACTH, en la glándula pituitaria.

 Los signos clínicos se clasifican en sistémicos y cutáneos:

Sistémicos:

  • Poliuria (aumento en excreción de orina), polidipsia (aumento del consumo de agua) y polifagia (aumento del apetito).
  • Distensión abdominal (barriguita aumentada de tamaño y pendulante).cushi.jpg
  • Anestro (hembras cuyo celo es irregular o ausente).
  • Atrofia testicular.
  • Hepatomegalia (aumento en el tamaño del hígado).
  • Osteoporosis y atrofia muscular.

Cutáneos:

  • Alopecia bilateral simétrica (perdida de pelo de forma regular).
  • Adelgazamiento de la piel y pérdida de la elasticidad.
  • Hiperpigmentación e hiperqueratosis (engrosamiento de la piel).
  • Seborrea (caspa)

Diagnóstico: es necesario realizar pruebas de laboratorio tales como cuadro hemático, medición de enzimas hepáticas, renales y glucosa; dónde generalmente estas enzimas se elevan durante la enfermedad. La prueba específica para diagnosticar la enfermedad es supresión con dexametasona (dosis altas o bajas).

Tratamiento: este se maneja con base al origen de la patogenia

  • Hiperadrenocorticismo de origen adrenal: adrenalectomía de la glándula afectada (retiro unilateral o bilateral).
  • Hiperadrenocorticismo de origen secundario: Ketoconazol vía oral (con monitorización del paciente y evaluación de enzimas hepáticas), mitotane vía oral (teniendo en cuenta efectos secundarios a la administración de este), este último se maneja con reducción de dosis dejándola a sostén de por vida.
  • Hiperadrenocorticismo iatrogénico (causado de forma involuntaria): se recomienda el uso de prednisona por un periodo de 6 meses aproximadamente.

DIABETES MELLITUS

La diabetes mellitus es una enfermedad endocrina bastante común en el perro la cual se caracteriza por deficiencia relativa o absoluta de insulina. Existen dos tipos de diabetes:

  • DM Tipo 1: anteriormente llamada diabetes insulino-dependiente, porque son pacientes que necesitan aporte de insulina para vivir.
  • DM Tipo 2: anteriormente llamada diabetes no insulino-dependiente, en la cual existe una producción de insulina, pero esta no ejerce su acción normal por la influencia de factores como la obesidad.

Signos clínicos:

  • Poliuria (aumento en excreción de orina), polidipsia (aumento del consumo de agua) y polifagia (aumento del apetito).
  • Pérdida de peso.
  • Hepatomegalia (aumento en el tamaño del hígado), pancreatitis.
  • Cataratas; son la complicación más frecuente y una de las más importantes asociada a la diabetes. Son irreversibles y pueden evolucionar con rapidez.

Diagnóstico: además del examen clínico completo es necesario realizar pruebas de laboratorio tales como medición de glucosa, enzimas hepáticas y renales, enzimas pancreáticas, análisis de orina y/o fructosamina.

Tratamiento: el objetivo del tratamiento es restablecer y prevalecer la calidad de vida del paciente.

Fotolia_108457297_Subscription_Monthly_M.jpg

  • En el caso de las hembras es necesario realizar la esterilización, ya que así la diabetes será más fácil de controlar.
  • Control de la dieta: el alimento suministrado debe suplir las necesidades energéticas del paciente y una condición corporal óptima. Las dietas más recomendadas para el manejo de esta enfermedad son aquellas con alto contenido de fibra, ya que nos ayuda a una menor absorción en la glucosa y reduce la demanda de insulina en el organismo.
  • Insulina: el objetivo es alcanzar el buen control de los signos clínicos, al mismo tiempo evitar la hipoglucemia.

La insulina no solo ayuda a controlar los signos de la diabetes, también previene alteraciones derivadas de la deficiencia de la insulina. El requerimiento de esta solo será dado por el médico veterinario a cargo, evaluando periódicamente mediante exámenes la regulación de la glucosa.

 

“La educación del propietario es básica: debe familiarizarse con los tipos de insulina, los tipos de jeringa y las inyecciones subcutáneas y conocer las causas, el tratamiento y la monitorización de la enfermedad”