Dra. Sylvia Lorena Arévalo By Dra. Sylvia Lorena Arévalo • January 24, 2017

Enfermedades en perros: Piometra

Es una enfermedad bacteriana del útero especialmente el endometrio, relacionada con el ciclo estral de la hembra, donde se genera una acumulación de pus dentro del mismo. Es causado debido a un desbalance hormonal entre la progesterona y los estrógenos. Se puede presentar en cualquier edad, pero afecta principalmente a hembras entre los 7 – 10 años.  En cualquier caso  debe tratarse como una emergencia.
Depositphotos_31763101_original.jpg

Los signos clínicos que se observan dependen de la presentación de la enfermedad, ya que hay dos clases dependiendo del cérvix: Piometra de cuello abierto (donde siempre hay secreción vaginal purulenta de coloración oscura debido a la mezcla de pus y sangre) o de cuello cerrado (donde no hay flujo pero si fiebre) esta última es mucho más riesgosa en la vida del animal, debido a que en cualquier momento el útero puede reventarse por dentro generando una peritonitis séptica que posiblemente termine en la muerte.  Los principales síntomas, luego de generada una infección son los siguientes: 

  • Letargia (somnolencia) e inapetencia
  • DepresiónFotolia_85725640_Subscription_Monthly_M.jpg
  • Vómito
  • Polidipsia (aumento consumo de agua) y poliuria (producción de más cantidad de orina)
  • Deshidratación de leve a moderada
  • Distensión abdominal ( en el caso de Piometra de cuello cerrado)

Para el diagnóstico es necesario realizar un análisis detallado de la historia clínica y anamnesis, junto a un buen examen clínico del paciente, chequeando principalmente la descarga vaginal. De la misma forma se recomienda tomar exámenes de sangre completos (Hemograma y química sanguínea), donde posiblemente se hallara una infección severa con aumento de los glóbulos blancos hasta 200.000/ul; aumento de las proteínas de la sangre (hiperproteinemia), las enzimas hepáticas pueden elevarse moderadamente debido a la hipovolemia, las enzimas renales igualmente aumentan generando una azotemia. Es importante realizar un parcial de orina ya que puede haber afectación renal, proteinuria, bacteriuria; lo cual es común por la infección que se está presentando en el interior del útero.

Otros medios diagnósticos importantes son la ecografía abdominal, ya que en ella se puede observar el útero con contenido líquido y posiblemente aumentado de tamaño, además para descartar una posible gestación. Así mismo puede realizarse una citología vaginal, la cual nos revela un exudado séptico o purulento.

El tratamiento para esta enfermedad debe ser rápido y agresivo comenzando con los fluidos intravenosos para Fotolia_88465921_Subscription_Monthly_M.jpghidratar al paciente; luego, se comienza con los antibióticos, los cuales deben ser de amplio espectro, sin embargo es ideal si se puede hacer un cultivo antibiograma para determinar el antibiótico más sensible y específico para dicho microorganismo. Si el paciente está en estado de shock se recomienda usar glucocorticoides con alta dosis (prednisolona o dexametasona según criterio del Médico Veterinario tratante). Posteriormente, debe realizarse de inmediato la ovariohisterectomía 8esterilización), ya que es el único tratamiento curativo para la afección y para salvar la vida del paciente.  El cual consiste en retirar todo el útero incluyendo los ovarios y ligando los muñones para evitar que el contenido uterino entre en la cavidad abdominal generando una infección mayor.  Luego de la cirugía, ellas se recuperan adecuadamente y se van a casa con formulación de antibióticos.

Prevención: La esterilización es el único método por le cual se puede evitar esta condición patológica (Leer acerca de los beneficios de la estrilización).

En caso de que observes que tu mascota este presentando alguno de los anteriores signos, llévala inmediatamente a consulta con el Médico Veterinario, ten presente que esta enfermedad es riesgosa para su vida y debe ser intervenida rápidamente para que su bienestar sea completo.

 Nuevo llamado a la acción

BIBLIOGRAFÍA:

Couto, G; Nelson, R. (2000). Medicina Interna de Pequeños Animales. Argentina. Segunda Edición. Intermedica.   Capítulo 57. Pag 927 – 930.

Couto, G; Nelson, R. (2009). Small Animal Internal Medicine. USA. Fourth Edition. Chapter 57.  Pag  921 – 925.

Daniel, F. (2015).  Radiografías tomadas de: http://2010vets.blogspot.com.co/2015/10/2330-why-my-dog-not-eating-7-days-has.html

Ettinger, S; Feldman, E. (2012). Textbook of Veterinary Internal Medicine. Seventh Edition. Chapter 302. Pag 1668 – 1688.

King,L; Boag, A. (2007). BSAVA Manual of Canine and Feline Emergency and Critical Care. Second Edition. Chapter 15. Pag 228 – 230.

Norkus, C. (2012). Veterinary Technicians Manual for Small Animal Emergency and Critical Care. Wiley Blackwell. Iowa, USA.  Chapter 15. Pag 338.